Caballos y humanos andamos juntos desde el principio de los tiempo. Descubrimos que es con la ayuda de la manada que podemos también sanar las mas antiguas heridas de nuestro sistema familiar, implementando las constelaciones familiares asistidas por la naturaleza de los caballos.