EL PODER DE LA CONSTELACION

Analia Santamaria

Cuando decidimos constelar un hecho desafortunados o trauma, realizar una constelación familiar nos ayuda a sanar, ya que se trabaja desde la vivencia de ese momento y los sentires descargando y liberando cuando es necesario, dejando afuera mucha, mucha, energía e información que ha pertenecido a otros y que dejará así espacio para nueva toma de conciencia e información (creación del futuro) siempre que se pueda llegar.

En esa rejilla, malla familiar y cultural en ese ambiente único en el que nos constituimos, hay toda una trama de historia de nudos, de lazos, duelos que poco a poco conocimos y cuando vamos transitando esa rejilla que nos han dejado para sostenernos y sostener por herencia que no han sido elaborados dramas, traumas, dolores, y aquí viene “el para qué y el cómo” de una constelación.

Para sanarnos liberando esas memorias y tejer en la rejilla con nuestros propios hilos, tomándonos de cada lazo y relación existentes en nuestras vidas.

La red a la que elegimos venir, y la que vamos haciendo consciente, nos dará el tiempo justo para observar y transformar lo que otros no han podido y que está haciendo nudo, síntoma, dolor en los descendientes. Es por esto que decidimos constelar.

Toda la información que llevamos aún sin saber se hace presente en una constelación aportando conciencia, integración, integridad y amor al sistema como a ti mismo. Es para eso, que vamos a sanar.

Cada constelante elegirá en su momento volverse a situar en el sistema, llevarse a su más allá, co-crear un futuro mejor y es la gratitud la que permitirá su propio lugar en el universo asumiendo lo que sea que haya vivido y tratado hasta aquí. Así es como lo vamos a realizar.

Al volver de una constelación, el lugar en el mundo ya no se ocupa de la misma manera y el cambio se observa en todo el sistema, algunas personas constelaran en secuencias, otros alguna que otra vez.

Cuando se observa desde el terapeuta y constelador, honramos la transformación, cuando nos solicitan constelar elevamos los campos energéticos, y llevamos la constelación al máximo en su resonar armónico donde se abre una nueva vida y la frecuencia del amor recorre a cada ser testigo de la manifestación que ese árbol de la vida expresó para liberar el dolor.

Así, encontrar el punto adecuado para cada sistema familiar dejando a cada uno en su lugar para asumir lo que se deba asumir, dando lugar al centramiento sin interferir en la esfera de los demás.

Es en ese momento donde el campo de la conciencia familiar se siente bien, con su plena dignidad y es esta la solución que cada ser viene a buscar.

Inspirado en “Bert Hellinger”

Terapeuta: Analía Santamaria

Directora de Instituto Espacio Orion especialista en abordaje transpersonal y sistémico

“Al volver de una constelación, el lugar en el mundo ya no se ocupa de la misma manera y el cambio se observa en todo el sistema, algunas personas constelaran en secuencias, otros alguna que otra vez.”

Ayudanos a difundir y comparte esta nota. Gracias

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Telegram

Conocé nuestras redes

EL PODER DE LA CONSTELACIÓN